Intimidad Vs Afiliación

Posted by in Blog, Psicoblog

La afiliación, en lugar de fundarse en la extraversión y la popularidad, se encuentra arraigada en el temor del rechazo interpersonal (Heckhausen, 1980). Las personas que poseen una elevada NECESIDAD de afiliación interactúan con los demás para evitar emociones negativas, llegando a relaciones poco satisfactorias y productivas, donde experimentan elevada ansiedad, llegando a percibirse como «dependientes«.

Lo vemos cuando estas personas tratan de calmar sus ansiedades, donde continuamente están monitoreando si los demás desaprueban y pasan su tiempo buscando que los otros los reaseguren, lo cual explicaría esa posible «dependencia«.

Así la necesidad de afiliación podríamos comprenderla como una necesidad de aprobación, aceptación y seguridad en las relaciones interpersonales.

La visión más actual de los empeños de afiliación reconoce sus dos facetas:

  1. Necesidad de aprobación.
  2. Necesidad de intimidad.

Esta visión responde a que la conceptuación anterior daba demasiada importancia a la ansiedad de rechazo y poco al interés de afiliación, que es el aspecto más positivo de la necesidad de afiliación (Boyatzis, 1973; McAdams, 1980).

Una conceptuación más positiva de los empeños de afiliación, la motivación a la intimidad, responde al prestar atención al motivo social para involucrarse en relaciones interpersonales cálidas, cercanas y positivas que incluyen poco temor al rechazo. Así, la motivación de intimidad refleja una preocupación con la calidad del involucramiento social propio. Es una disposición a experimentar un «intercambio cálido, cercano y comunicativo con otra persona» (McAdams, 1980).

La imagen completa de los empeños de afiliación incluye una conceptuación teórica tanto para sus aspectos positivos como los negativos:

  1. Positivos: relaciones cálidas, cercanas y positivas (necesidad de intimidad).
  2. Negativos: necesidad ansiosa por establecer, mantener y restaurar relaciones interpersonales (necesidad de afiliación).

Ambos aspectos afectan al grado en que las personas viven sus vidas felices y equilibradas (McAdams y Vaillant, 1982).

La condición principal que involucra la necesidad de afiliación es la privación de interacción social. Soledad, rechazo y separación aumentan el deseo, o necesidad social, de las personas de estar con otros. De aquí que la necesidad de afiliación se expresa como motivo orientado a una deficiencia (entiéndase deficiencia a la falta de interacción social). En contraste, el deseo, o necesidad social, de intimidad, surge a partir del afecto e interés, calidez y compromiso, conectividad emocional, diálogo recíproco, compatibilidad y amor interpersonales. La necesidad de intimidad se expresa como motivo orientado al crecimiento (la oportunidad de crecimiento enriquece las relaciones que uno tiene). En palabras de Abraham Maslow (1987), la necesidad de afiliación gira alrededor del amor deficitario, mientras que la necesidad de intimidad, gira en torno al amor de ser.

 

Parece que en pleno auge del internet de las cosas las personas están tendiendo a dejar de lado las interacciones sociales, entendidas como interacciones de calidad y productivas, ya que interacciones sociales las hay, tanto on como offline. Es en las offline donde la gestión es más deficiente. De ahí que, en nuestra humilde opinión, la necesidad de afiliación sea tan predominante. Quizá sea función del ego el no permitirnos tomar conciencia de la otra necesidad, la de intimidad. Gente que no sabe estar sola, que necesitan de otros para ser, que su propio ego no les deja mirar más allá y centrarse en el afecto, interés, conectividad emocional, diálogo recíproco… Éste último creemos que es de los más necesarios, ya que muchos funcionan con su propio monólogo en bucle, sin salir de su ombligo, sin ningún tipo de afecto e interés por lo ajeno, por lo tanto sin ningún tipo de conectividad emocional, sin ningú rumbo en común para con los demás.

Hasta aquí una humilde reflexión más.

Gracias.

Miquel Leiva

 

Panorámica desde el «Forat de Bérnia» de la bahía de Altea. Al fondo Serra Gelada