Composición, líneas, puntos de fuga.

Posted by in Blog

El tema de composición en fotografía es terreno complicado. Primero porque es difícil aportar nuevas ideas por lo trillado que está. Por otra parte su propia subjetividad juega totalmente en contra del concepto, aunque es esta misma la que más importancia tiene al respecto.

Por tanto, desde mi punto de vista, me limitaré a mostrar algunas fotografías de archivo en las que se observan diferentes puntos de fuga con sus respectivas líneas lo que, humildemente considero, otro elemento compositivo más.

En gris una división aproximada de la regla de los tercios.

Es conocido el dicho de que las reglas están para romperlas. Más que eso, me gusta guiarme por ellas. En esta foto se ve como el elemento principal está situado en una de las intersecciones de los tercios inferiores derechos. Además, el punto de fuga para las líneas trazadas se encontraría aproximadamente sobre el faro izquierdo. A partir de toda esta información, la lectura de la fotografía es totalmente libre. Lo objetivo de esta fotografía es todo lo anterior. Lo subjetivo es la lectura que cada uno podría hacer de la misma. Una lectura común sería un primer golpe de vista al elemento principal que es el coche. Tras esta primera visualización las líneas trazadas por el paisaje pueden invitar a deslizar la vista primero hacia la izquierda y abajo siguiendo el camino de tierra para volver de nuevo al elemento principal y desde éste, seguir la «lectura» hacia arriba y llegar al poste eléctrico (que compositivamente está prácticamente en la intersección superior derecha) para desplazarse hacia el borde derecho siguiendo la misma línea que traza el cable eléctrico, volver de nuevo al poste, y acabar de «leer» el resto siguiendo la misma línea pero en sentido contrario y a la vez descubrir la parte del cielo que se muestra.

En relación a otras posibles lecturas, el hecho de seguir de una manera tan estricta la regla de los tercios y posicionar el elemento principal en una de las intersecciones, hace que el resto de imagen correspondiente a los otros tercios sea una especie de espacio negativo. No sería espacio negativo en sí mismo, porque ese espacio da una información, que es la de establecer el contexto de la imagen.

Otras lecturas podrían ser desde la posición del elemento principal mirando al espectador, los detalles de lluvia del mismo, el balance de color entre espacios…

De ahí la subjetividad en las diferentes lecturas de imágenes.

Personalmente las fotos en vertical las utilizo en muy contadas ocasiones. La razón es la misma que la de grabar videos en vertical; nuestros ojos y cerebro ven en horizontal. Por tanto, es una orientación difícil. Pero ¿qué pasa si pasamos esta imagen a horizontal? El hecho de cambiar la orientación puede ser interesante para «acomodar» la visualización. ¿y en esta imagen? Voltearla crea un efecto interesante.

Se consigue «acomodar» la vista, pero a la vez se introduce una distorsión interesante. La posición normal de las columnas son verticales, es la forma más eficaz de dar estabilidad, tanto a la estructura representada como a la imagen mental de la misma. Realizar este mismo ejercicio en posición horizontal crea un tipo de disonancia que puede hacer del todo interesante la composición vertical inicial. Es decir, a la acomodación le añadimos la incomodidad de sensación de estabilidad que deberían estar dando esas columnas. Por ejemplo, esta sería una posible lectura.

Otro ejemplo como el anterior pero con otra fotografía.