Una buena fotografía no se cuenta, se enriquece. Una buena fotografía relata por sí misma y establece un diálogo con el espectador